jueves, 7 de septiembre de 2017

martes, 4 de abril de 2017

SALA DE ESCRITORES DE ACEC. LOS DÍAS LÁBILES, PARA VIVIRLOS.


Unas horas antes de la presentación de Los días lábiles, en la sala de escritores (ACEC) del Ateneu Barcelonès, y gracias a El Laberinto de Ariadna, ya me aventuré a escribir, cruzando los dedos: "Si la lluvia llega hasta aquí, será por sed; será para mojar palabras, para que jueguen las nubes, para limpiar zapatos, para hablar del tiempo y acusarlo de nuestras locuras, para encontrar abrigo. Si la lluvia llega hasta aquí, será por sed".

—La previsión meteorológica no se equivocó—.
Y la lluvia llegó a mares, y allí estuvimos, con ese calidez que dan los encuentros cuando afuera llueve, con el cariño de amigos que llegaron desde lejos a pesar de la tormenta. Algunos ya habían estado en la primera presentación de la Biblioteca Sagrada Familia, a la que asistieron más de 150 personas, —¡qué gran tarde la de aquel día!. 
Anna Rossell, presentó a Club Marina con esmero profesional y afecto. Nos sentimos cómodos compartiendo literatura en medio de semejante aguacero. Al salir, los paraguas poco pudieron hacer para evitar que llegásemos a casa bien calados: calados de la esperanza que trae la lluvia.   

lunes, 6 de marzo de 2017

REVERSO DE LA PRESENTACIÓN EN MADRID DE LOS DÍAS LÁBILES DE CLUB MARINA, EN EL DINOSAURIO TODAVÍA ESTABA ALLÍ.


De camino a la presentación, con algo de prisa y el GPS en la mano, Mariela me preguntó:¿qué crees que quiso decir Augusto Monterroso con su famoso microrelato?...nunca lo he sabido, —afirmó. Las dos repetimos; “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”. Le contesté que jamás lo había pensado. El GPS decía que debíamos continuar por Atocha y girar dos calles después a la derecha: no estábamos para galimatías.
Hoy, unos días después, lo recuerdo.

Llegamos hasta la Librería Gastrobar, “El Dinosaurio todavía estaba allí”. Su fachada de azulejos se mantiene como el antiguo salón de peluquería que fue; eslóganes que garantizaban desinfección, higiene, y servicio esmerado. Adentro esperaba el calor de los verbos; de los nombres, de los amigos que te abrazan, te esperan, acompañan, te hacen sentir bien, te arropan y cuentan desde donde han venido para encontrar todavía allí al Dinosaurio.
Marisol Torres, la dueña, dice que solo una loca puede hacer lo que ella hace, pero es que hay locos muy cuerdos. Admiro a las personas que hacen cosas por amor, por amor a sus principios y a su despertar: creo que somos del mismo planeta.

Ana Ares, una presentadora radiante de energía, habló del crisol de “Los días lábiles”. Con su habilidad y soltura supo apreciar el simbolismo de los componentes de Club Marina y divisar detrás del arcoíris. Paco Moral, su compañero de vida, cómplice de ceremonia, y gran maestro en la vehemencia de ir de frente, fue un infiltrado en la sombra. En la sombra de un Dinosaurio que se hizo más grande cuando se apagaron las luces y solo un pequeño escenario quedó iluminado.

Isabel Medieta, con Rosa, su madre; Inma J. Ferrero y su Revista Cultural Proverso, Mushsin Al-Ramli con su familia y alumnos, Anamaria Trillo, Lola Ponce y sus hijos, Raul Nieto, Ángel Silvelo, Javier Pérez, y muchos otros amigos de amigos que consiguieron entre todos formar una burbuja de familiaridad y de afecto. Y pienso, que es posible que no vuelva a ver a algunas personas que me otorgaron (tanto a mi como al resto de compañeros) su cariño. Y siento el vértigo del olvido y la maldita labilidad que confiere haber compartido una insignificante parte de nuestras vidas.
Por eso no quiero pasar por alto vuestra compañía; el bonito lugar, la excelente cena servida por Silvia,la camarera poeta de un Dinosaurio glotón, en definitiva la magia conseguida en un tiempo efímero de nuestra biografía y, que es una suma y sigue de tiempos.

Y habiendo ya pasado la euforia y excitación; el precipicio de mi maldita inseguridad, y el miedo escénico o temor al ridículo de hablar en público. Después de dejar la vibrante ciudad de Madrid; arribado a Barcelona, y escondido en la cueva de mis noches voraces con sus días insaciables de silencio: reflexiono sobre un cuento más que breve.

.../...
Para seguir leyengo clicar el enlace:




miércoles, 15 de febrero de 2017

PRESENTACIÓN DEL LIBRO “LOS DÍAS LÁBILES” DEL CLUB MARINA EN MADRID. LIBRERÍA GASTROBAR EL DINOSAURIO TODAVÍA ESTABA ALLÍ.


Hacía frío, llovía y la sensación era la de un día desapacible, lábil, escurridizo. Corríamos a la salida del metro para no llegar tarde a la cita, mientras nos preguntábamos cuánto tiempo hacía que nuestros pies no pisaban esas calles. Y recordamos que tiempo atrás, un poco más abajo, en la misma calle Ave María, estuvimos presentando el primer libro —en este caso individual— de otro autor catalán. A medida que nos acercábamos y nuestras gafas se iban llenando de las incómodas gotas de lluvia, también rememoramos aquella otra tarde, en la que Eugenio Asensio presentó su novela Tiza, lejos de allí, en otra librería de la capital. Recuerdos, todos, que no hacían sino obligarnos a transitar por las coordenadas de un tiempo que jugaba con nuestros recuerdos. Atravesar esa barrera, en este caso, era fácil, pues era rememorar buenos momentos, como buenos momentos fueron los que vivimos el pasado viernes en la librería El dinosaurio todavía estaba allí…, en la presentación del primer libro de relatos del Club Marina titulado, Los días lábiles, en el que sus nueve componentes aceptaron el reto de escribir un relato que transcurriera en el espacio temporal de 24 horas. Y Eugenio, Amanda, Jorge, Mercedes, Javier, Herminia, Mariela, Susana y Pedro así lo hicieron. Lo que años atrás comenzó siendo  un club de lectura, el paso del tiempo ha transformado en un club de escritores que ya tienen planeado sacar la segunda recopilación de relatos para el Sant Jordi del año 2018. Aunque todavía quede mucho para esa fecha, una de las cualidades que nos quedó clara en la presentación de este libro de relatos, es el dominio tan particular que sus componentes tienen del tiempo. Un dominio que podríamos tildar como de la otroredad del tiempo, pues otroredad es todo aquello que se ciñe al descubrimiento del otro, como otro, sin duda, es el concepto del espacio tiempo de estos nueve autores, que son tan distintos, que ponen sus trabajos en común para darles la última forma con la que acabarán impresos. Palabras tan poco comunes en la literatura española actual como: libertad, democracia, puesta en común, tormenta de ideas o crítica constructiva —no confundir con buenismo— se entrecruzan en la visión de este Club Marina, que nace con la necesidad de la expresión dual, plural y poliédrica que todo movimiento artístico al uso debe tener o atesorar.   

                                                                                                                 .../...

Para seguir leyendo la reseña de Ángel Silvelo.



sábado, 10 de diciembre de 2016

Atelier literario : Escribir es conversar

Carmen Martín Gaite

Atelier literario : Escribir es conversar: Carmen Martín Gaite “ Escribir es conversar. Es un sucedáneo de la conversación. Quien escribe lo hace   porque no encuent...

sábado, 26 de noviembre de 2016

"LOS DÍAS LÁBILES" CRUZAN EL OCÉANO



Ya está en el continente americano "Los días lábiles" de Club Marina. En un lugar de Venezuela llamado Miranda, en las manos de un ávido lector, Augusto Plasencia, hombre bueno, escritor y poeta errante. El libro y sus historias ampliarán sus miras, porque él sabe ver más allá de las palabras. Que lo disfrutes querido compañero de letras errantes. 
Amanda Gamero

                                                               
Hay palabras de agradecidas que se quedan en el tintero, estupefactas, conmocionadas, mudas...inexplicablemente mudas, ajenas de sinónimos que la interpreten en la exactitud del sentir poético y una de ellas, es a ti, Amanda Gamero que desde la distancia aprecias a éste humilde poeta con reciprocidad omnímoda. Hoy ha llegado a mí un aro de luz desde tu tierra, "Los días lábiles" que devoraré con entusiasmo y ocupará sitio exclusivo en mi biblioteca. Gracias mil a ti, a tus colegas copartícipes, a la editorial Stonberg, y a Club Marina.  
Augusto Plasencia

jueves, 3 de noviembre de 2016

PRESENTACIÓN DE "LOS DÍAS LÁBILES" EN LA LLAR DEL LLIBRE DE SABADELL.

El Diari Sabadell anunció la presentación del libro de relatos "Los días lábiles", de nueve escritores barceloneses. Martes 25 de Octubre a las 19:00 horas, en La Llar del Llibre de Sabadell. De Stonberg Editorial; presentado por el escritor y crítico literario Francesc Rovira Llacuna, y con éxito de público, Club Marina agradece la buena crítica que está teniendo.  



TALLER GRATUÏT: ¿COM PUBLICAR UN LLIBRE COL·LECTIU? DIVENDRES 18 DE NOVEMBRE



TALLER GRATUÏT: T’agrada escriure relats i t’has preguntat algun cop com publicar-los? Tens una colla d’amics aficionats a l’escriptura i us agradaria fer un llibre col·lectiu? El Club Marina i el Laboratori de Lletres us oferim un col·loqui gratuït per donar-vos les claus per publicar un llibre de relats. Serà el pròxim divendres 18 de novembre, a les 19:30h, al Laboratori. INSCRIU-TE AQUÍ!
Més informació
https://www.laboratoridelletres.com/taller-gratuit-com-publicar-un-llibre-collectiu/

lunes, 19 de septiembre de 2016

LOS DÍAS LÁBILES VAN DE RADIO



El miércoles día 14, presentamos el libro Los días lábiles Stonberg Editorial de Club Marina en Ràdio Sant Boi.
Manuel Olivas Jiménez, el apreciado locutor que dirige desde 1987 el programa El Tintero, nos dio la palabra de 21 a 22h. Allí estuvimos, Mariela Puértolas, Herminia Meoro, Mercedes Gascón, y Amanda Gamero. 

Un día después, el jueves 15 a la misma hora, en El Mirall de l’Anima de Ràdio Gavà, Eugenio Asensio, Jorge y Amanda Gamero, compartimos el programa que también dirige el locutor desde hace 23 años. Recalco los años de profesión de un hombre que vive con entusiasmo la difusión de la cultura, y que ha entrevistado a grandes autores, escritores y músicos. 
Fueron dos horas cálidas en la que a través de las hondas pudimos dar a conocer a nuestro perseverante Club Marina, amigos y escritores que decidimos por amor al arte unirnos para la creación narrativa. 

La interpretación de la vida y la literatura en nueve cuentos, donde cada autor encierra claves que solo deja ver como la punta de un iceberg, auténtica intencionalidad del género, que se comprime pero que encierra mundos. 
Aunque no pudieron asistir los compañeros, Javier López, Lara Vázquez, y Susana Tomás, sí que se leyó parte del prólogo de Ángels Campos que es una inmejorable presentación para un libro que no está resultando indiferente a los lectores. 

También dimos la primicia de nuestro segundo proyecto de libro colectivo, con la continuidad de un género literario que se merece tener la relevancia que tiene en otros países.  

martes, 13 de septiembre de 2016

LIBROS Y TAL : LOS DÍAS LÁBILES

PORTADA DE LIBROS Y TAL (TONTO QUIEN NO LEA)


Si unos amigos se reúnen, periódicamente, en un café, para hablar de literatura, créanme que ahí hay mucho amor a los libros. Si además se empeñan en crear un volumen de relatos siguiendo un denominador común, como es el tiempo apresado en veinticuatro horas, y la idea le gusta al editor de Stonberg, Jordi Castelló, es que estamos hablando de Los días lábiles.
                           Nueve autores, nueve relatos unidos por lo efímero, por el tiempo que fluye a pesar del intento de cada narrador por detenerlo en las historias apresadas en el papel. En todos los textos nos topamos con un destino pertinaz, contra el que luchan sin armas los personajes, se lucha con el corazón y con la porfía continua de quien golpea el muro invisible de los días. El resultado vale la pena, tanto si se mira desde la perspectiva literaria, como si se prefiere observar el intento de mantener vivo el género literario.
                           ¿Cuántas veces se ha considerado que el cuento es el hermano atrofiado de la novela? No importa si el torrente de la literatura hispanoamericana, tiempo ha, superase el tópico, en casa, el torrente también se alimentó con autores españoles como Ignacio Aldecoa, Jesús Fernández Santos o los muy actuales Carlos Castán o Jorge Gamero, entre muchísimos otros.
                           Los nueve autores se adscriben al relato abducidos por las posibilidades que encierra en sí el género. ¿Qué otra disciplina literaria conduce al lector por los recovecos de unos sucesos para después golpearlo con la suavidad engañosa de aquellas imágenes que completará el mismo lector? En el relato, el círculo lo completa la participación activa de quien lee. El leedor le da la redondez irrenunciable de la obra. Con su lectura, la figura se perfecciona. Por ahí andan el esfuerzo y el logro de los nueve componentes que firman Los días lábiles con el nombre de Club Marina.   .../...
Eugenio Asensio

Seguir leyendo
Libros y tal: Los días lábiles

martes, 23 de agosto de 2016

EL ARTE DE NARRAR "Una rosa para Emily". Un cuento de William Faulkner.


La certeza de que Faulkner (1867-1962) era terriblemente crítico con su propia obra lo demuestra el hecho de que “Una rosa para Emily” pasara un proceso de corrección que le llevaría a reducirlo hasta la versión definitiva, publicada en una revista de ámbito nacional, Forum, en abril de 1930. No es casualidad que un año antes apareciera El ruido y la furia, novela que pasa por ser uno de los hitos literarios que rompen con el realismo imperante desde finales del siglo XIX.

Su originalidad radica tanto en aspectos técnicos: saltos en el tiempo, narrador no omnisciente; como temáticos: la decadencia de una familia sureña, la creación de un territorio de ficción propio, cuya capital, Jefferson, es el escenario también de “Una rosa para Emily”. A pesar de estar concebido en la primera época de su carrera literaria, el cuento despliega una gran complicación temática y técnica. Faulkner consideraba el cuento (the short story) un género tan complicado y esencial como la poesía ya que, debido a su brevedad, debe concentrar en un fugaz instante la revelación de una trascendencia excepcional. “Una rosa para Emily” es el resultado artístico de estas claves, donde el lector advierte que a pesar del artificio técnico, paradójicamente el relato fluye de manera natural y le atrapa hasta un final inquietante y siniestro.   .../...

lunes, 1 de agosto de 2016

DESDE LA SOMBRA. JUAN JOSÉ MILLÁS


Juan José Millás, Desde la sombra.


Seix Barral Biblioteca Breve
1ª edición. Abril 2016

“Todos los vacíos están llenos”
Es una cita de la novela de Juan José Millás (1946), Desde la sombra. Confieso que al leer las primeras páginas de la novela pensé que me hallaba ante otro truco millasiano, otro intento de articular lo real dentro de lo irreal, algo así como la marca de la casa. Se narran las peripecias de Damián Lobo hasta llegar, escondido en el armario, a la casa de una familia donde lo instalan en la habitación del matrimonio de Lucía y Fede. 

El armario de tres cuerpos en el que se esconde Damián  recuerda al amplio armario empotrado del apartamento del protagonista del cuento “Trastornos de carácter” (1985), en el que Vicente Holgado, cansado de su vida monótona y aburrido de la televisión, se prepara la huída por un conducto que, según su teoría, comunica todos los armarios del universo. En aquel cuento, el protagonista, en una de sus incursiones, se ve de pronto instalado en un armario cómodo desde el que oye una conversación. Parece una escena recurrente que se ha renovado en Desde la sombra. Un día Vicente ya no regresará jamás. Tampoco parece que vaya a regresar Damián Lobo  a su vida anterior. ... Y hablando de Damián Lobo, se nos aparece como referencial también el nombre del protagonista, un guiño a dos de los personajes del escritor alemán Herman Hesse (1877-1962) en Demián (1919) y El lobo estepario (1927). La primera novela narra la búsqueda del auténtico yo a partir del rechazo a lo establecido y la segunda es un alucinante viaje a la angustia y los miedos que entraña la condición humana. Podemos percibir además las influencias constantes de Millás a lo largo de su carrera: la interpretación de los sueños de Freud, Kafka, el surrealismo y el existencialismo.

Y es que Millás parte de la irrealidad para situarse como observador de lo cotidiano. Asomarse al mundo real desde la ranura de un armario (metáfora de la posición del escritor), para al fin contemplarse a sí mismo, como una presencia invisible que corrobora que todas las habitaciones, que las vidas de los otros se parecen y la literatura debe empeñarse en cambiarlas. 

Para continuar leyendo clicar el siguiente enlace.